Este artículo apareció originalmente en la revista AgriHebdo (en francés). Haga clic aquí para acceder al original.

El agua es preciosa: Aqua4D ha desarrollado un sistema que no sólo ahorra agua, sino que utiliza sus características inherentes para resolver varios desafíos que enfrenta la agricultura hoy en día.

La tecnología de la empresa Aqua4D, con sede en Suiza, se basa en un enfoque multidisciplinario. En su núcleo, utiliza los efectos de los campos de resonancia en el agua: "Estos campos de resonancia de muy baja frecuencia actúan sobre grupos de moléculas de agua y modificarán ciertas propiedades específicas", explica Eric Valette, director general de Aqua4D, que recibió su doctorado especializado en los procesos de tratamiento del agua. La tecnología transforma la estructura del agua, sin modificar su composición química. Inicialmente, en 2004, Eric Valette y Walter Thut, ingeniero y cofundador de la empresa, se dedicaron a utilizar el sistema en edificios. "Al reducir el tamaño de los racimos, el proceso mejora la disolución y la distribución de los elementos minerales y orgánicos en el agua. Como resultado, no hay depósitos en las tuberías. Además, los residuos existentes se eliminan gradualmente".

Sin embargo, les resultó evidente que este tratamiento también tiene una gran demanda en el sector agrícola. El sistema evita la deposición de bioflms en los sistemas de agua potable así como la obstrucción de la microirrigación. "En vista del carácter innovador del enfoque, los primeros años se dedicaron a proyectos piloto", explica Walter Thut. La investigación aplicada en la agricultura ha aumentado exponencialmente a lo largo de los años, con diversas colaboraciones académicas con ingenieros y expertos agrícolas. Éstas demuestran que el método AQUA4D proporciona una solución sostenible y rentable a varios problemas a los que se enfrentan los agricultores.

Video: "Aqua4D & Agriculture 4.0", del diario suizo Le Temps

Aumento de las cosechas

"Al intervenir en el agua, todo el ecosistema es impactado. Cuando piensas en ello, tiene sentido. Cuando lo ves de primera mano, es real", dice Urs Johner, un productor de alimentos en Chiètres. Utiliza la tecnología AQUA4D® en sus invernaderos, en una superficie de 8 hectáreas. Este tratamiento aumenta la calidad de la absorción de agua así como su infiltración. Además de los minerales, los fertilizantes también se disuelven mejor. En cuanto a la penetración en el suelo, se observa una mejor retención del agua. Esto no sólo ahorra agua, sino que también mejora el desarrollo del sistema de raíces de la planta. El tratamiento de un elemento, en este caso el agua, tiene un efecto positivo sobre el suelo, la planta y por lo tanto la cosecha. Además, estas nuevas condiciones ayudan a controlar los nematodos y la salinización del sustrato.

Las razones para integrar la tecnología varían. En países como Suiza, Francia o los Países Bajos, la preocupación por la salud de los cultivos o la resolución de un problema de obstrucción está en primer plano. El ahorro de agua es ahora sólo un beneficio más. En Chile, California y Sudáfrica, en cambio, el ahorro de agua es un factor decisivo. Mientras tanto, en Brasil y el norte de África, la salinidad del suelo es una motivación importante. En Suiza, los agricultores encuestados están adoptando la tecnología para mejorar la calidad y la cantidad de sus cultivos. "El amarillamiento de la lechuga cultivada bajo las 8 ha de mis invernaderos me llevó a probar AQUA4D. Desde entonces, sólo he tenido lechugas verdes. Ahorro agua y mejoro el suelo", explica Johner.

Perfectamente integrado

La integración de la tecnología no requiere ningún ajuste en la gestión de la operación. "La unidad, que puede ser alimentada por paneles solares, se coloca en la etapa final del riego. El sistema no necesita mantenimiento y el trabajo del agricultor no cambia, sólo que se puede adaptar la gestión del riego", explica Eric Valette. "El proceso proporciona una respuesta sostenible, rentable y universal a una serie de problemas agrícolas mundiales". Al actuar sobre la estructura del agua, un componente estable, el tratamiento es capaz de apoyar a los agricultores de todo el mundo. Desde que se instalaron las primeras unidades en Suiza, los sistemas de tratamiento ya están en funcionamiento en más de 40 países.

Next step: los cultivos de campo

El equipo de Aqua4D se dedica diariamente a la investigación y el desarrollo. Dado el carácter innovador del enfoque, la comercialización requiere colaboraciones con instituciones de investigación agrícola de diferentes países. Esta necesidad de ilustrar la eficacia del enfoque, independientemente del entorno y el clima, les permite descubrir más pistas y responder al principal desafío: la creación de una agricultura sostenible y rentable. Para ilustrar los efectos, la empresa utiliza diversos instrumentos de vigilancia de última generación. "Estamos implementando Agriculture 4.0 colaborando con varias empresas y startups de todo el mundo", dice Valette.

Además, la empresa suiza está trabajando actualmente en la adaptación de su sistema a la irrigación de los cultivos herbáceos. Hay muchos desafíos a nivel de ingeniería. Este nuevo paso cuenta con el apoyo de la Comisión Europea (Horizonte 2020) y la Fundación Suiza para el Clima, entre otros. "La aplicación de nuestro tratamiento en el sector de los cultivos de campo permitirá avanzar y propagar no sólo el ahorro de agua y energía, sino también el mejoramiento del suelo, las plantas y los cultivos a mayor escala", concluye Valette.

  • Suiza
  • Tratamiento de aguas

Estudio Aqua4D en curso en un invernadero en Valais, Suiza

Aqua4D puede integrarse perfectamente en las instalaciones existentes.